Los polígonos industriales de España tienen un lugar destacado en la conformación del sector de la industria española. Esta red de polígonos industriales tiene una marcada influencia sobre la totalidad de la economía del país ibérico.

El origen de estas bases industriales tuvo lugar en un período en que se llevó a cabo una política de traslado de las grandes empresas fuera de las ciudades españolas, dando como resultado el surgimiento de estas estructuras industriales.

No obstante que muchas grandes empresas en la actualidad han estado trasladando sus instalaciones industriales hacia países en vías de desarrollo, estos polígonos industriales españoles continúa siendo un puntal de la actividad empresarial en el país.

Estas áreas industriales se encuentran distribuidas a lo largo y ancho del país, y también en los territorios de cada comunidad autónoma, y ha incidido directamente con el nivel de desarrollo económicas de las regiones autonómicas.

Los  polígonos industriales

En los polígonos industriales se agrupan hoy en día una gran variedad de empresas de diversos sectores de la actividad empresarial y representan una importante alternativa para la búsqueda de empleo en estas zonas de grandes extensiones en donde muchas empresas ofrecen vacantes a los interesados. Muchas empresas trasnacionales, han elegido instalarse en los distintos polígonos industriales de España, buscando una mejor rentabilidad por medio de condiciones financieras más competitivas como suelos más económicos, excelentes ubicaciones para la fabricación y logística de los productos.

El aporte económico de los polígonos industriales es bastante considerable en las regiones en donde el aporte en algunos casos asciende a más de 30% del Producto Interno Bruto de las comunidades autónomas. A pesar de eso, muchas de estas áreas industriales sienten que no reciben en retorno lo que generan debido a que poco se ha estado invirtiendo en el mantenimiento de estas zonas empresariales.