El uso del internet se hace más cotidiano y se diversifica con el transcurso del tiempo. Esta herramienta abarca cada vez más áreas de nuestra vida debido a que se presenta como una herramienta que facilita las transacciones y evita múltiples pasos del sistema burocrático que debemos enfrentar al hacer trámites presenciales.

Algunos  de los conflictos que más afectan estos sistemas “facilitadores de la cotidianidad” son la seguridad en las páginas web y los avances de los piratas cibernéticos. Según estudios realizados se ha comprobado que los sitios con mayor vulnerabilidad para fraudes y estafas son los de servicios turísticos, por lo que se ha creado software agencias de viajes para garantizar mayor control y seguridad en las transacciones electrónicas.

Según estudios realizados por expertos en seguridad cibernética se ha comprobado que solo le toma máximo seis segundos a un hacker el hecho de obtener la información de las tarjetas de crédito durante una transacción, incluidos los datos de expiración y los números de identificación de la tarjeta.

Cuidado con los hackeos de tarjetas en pagos de internet

Una investigación publicada por The academic journal IEEE Security & Privacy, revela que existe un sistema capaz de atacar todas las medidas de seguridad desarrolladas para proteger de los fraudes en transacciones financieras digitales. Este sistema es capaz de almacenar datos de tarjetas de crédito y automáticamente generar distintas variaciones de los datos de seguridad para que de esta manera sean implementados en diversos sitios hasta encontrar los datos correctos.

Todo esto se llevó a cabo debido a que los criminales de la red se aprovecharon de que el sistema de las tarjetas Visa no es capaz de detectar múltiples intentos para obtener los datos hasta lograr adivinar los correctos.

Los peligros de la red

Mohammed Ali, uno de los estudiantes de la universidad de Newcastle y desarrollador de la investigación, manifestó que: “El ataque que implementan explota dos debilidades que independientes no representan un riesgo muy severo; pero al ser utilizadas juntas son de alta peligrosidad para todo el sistema de pago digital”.

Las principales fallas del sistema son que no detecta varios intentos de pago realizados desde diversas plataformas; las páginas presentan variaciones en los campos de validación de la tarjeta, lo que facilita a los hackers la obtención y recopilación de los datos necesarios; cada dato obtenido puede ser utilizado para generar el campo siguiente y al sumar todos los éxitos, que se obtienen con una media de dos segundos, se procede a realizar el fraude.

Uno de los más grandes afectados por esta falla de seguridad fue el banco Tesco a quien esta falla le costó 2.5 millones de libras.

Cómo protegernos del fraude

 Los expertos manifiestan que lo necesario es desarrollar nuevas tecnologías como desarrollos de software de protección para distintas páginas debido a que no existe una manera mágica que cada individuo pueda implementar para protegerse de este grave conflicto, el peso recae en las empresas, quienes deben garantizar seguridad a todos sus clientes.

El Dr. Martin Emms de la universidad de Newcastle sugiere utilizar solo una tarjeta para pagos en línea, mantener los límites de gastos bajos y llevar un monitoreo de cada transacción para de esta manera evitar impactos grandes en caso de ser víctimas de un hacker.